Desarrollo del niño a los 0-3 meses de edad


Como es lógico, tanto el cuerpo como el cerebro del bebé necesitan tiempo para adaptarse a su nuevo entorno tras el nacimiento. Concretamente, el bebé desarrolla los reflejos básicos que necesita para sobrevivir, como succionar, tragar, toser y agarrar. Además, empieza a adquirir las habilidades necesarias para, en un futuro, explorar el mundo. La totalidad de los nutrientes debe ser líquida, preferiblemente en forma de leche materna, debido a su alta concentración de compuestos bioactivos.

Sleeping and smiling newborn baby

El cuerpo del bebé


El desarrollo motor del bebé a la edad de 0-3 meses se caracteriza por la adaptación al mundo fuera del útero. Las reacciones todavía no están bien coordinadas, pero el bebé aprende rápido a desarrollar los reflejos y movimientos básicos.
Ver más...


La mente del bebé


Evidentemente, justo después del nacimiento las capacidades cognitivas de los bebés son limitadas. Al principio, su principal canal de comunicación es el llanto y, posteriormente, la sonrisa y los gorjeos. Además, es muy habitual que los recién nacidos se pasen durmiendo la mayor parte del día.
Ver más...

Sleeping newborn African-American baby
Newborn baby being breastfed

Nutrición


El suministro apropiado de energía y nutrientes importantes para el bebé es indispensable para un crecimiento sano, sobre todo en las primeras fases de su vida. En proporción a su peso corporal, la energía que requiere un bebé es habitualmente tres veces mayor que la que necesita un adulto. Durante los primeros meses, los requisitos energéticos medios del bebé son de unas 400 kcal al día (OMS, 2009). La leche materna es la mejor opción para los bebés a nivel nutricional, dado que contiene una gran cantidad de energía y ofrece una variedad de distintos nutrientes. Todos ellos son valiosos, pero hay dos que son especialmente importantes en esta fase del desarrollo: los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPICL) y la vitamina D.
Ver más...

  • El cuerpo del bebé


    Generalmente, el desarrollo motor del bebé a la edad de 0-3 meses sigue el siguiente patrón:

    • Los bebés se adaptan de manera general al mundo exterior y desarrollan los reflejos básicos que necesitan para sobrevivir, como succionar, tragar, toser, agarrar, etc.
    • La mayor parte del tiempo mantienen los puños apretados sin coordinar el movimiento de los ojos y las manos.
    • Cuando tienen aproximadamente un mes de edad, los bebés deberían poder levantar la cabeza y mirar a ambos lados cuando están tumbados boca abajo.
    • Desde el segundo mes, los bebés pueden envolver con los dedos los objetos que se coloquen en sus manos.
    • Pueden mover los brazos y las piernas de forma desordenada o dando patadas.
    • Los bebés inspeccionan sus propias manos y se las llevan a la boca, al igual que hacen con algunos juguetes.
    • Los bebés son capaces de juntar las manos cuando están tumbados boca arriba.

    (Bartolotta y Shulman, 2010; UNICEF, s.f.; Universidad de Pittsburgh, 2015)

    volver
  • La mente del bebé


    A la edad de 0-3 meses, los bebés son capaces de:

    (Bartolotta y Shulman, 2010; UNICEF, s.f.; Universidad de Pittsburgh, 2015)

    • mirar objetos cercanos y reconocer y observar sus manos y dedos;
    • distinguir olores y sabores;
    • comunicarse principalmente llorando y reaccionar a las voces conocidas;
    • expresar sentimientos como enfado, emoción o hambre;
    • reír y emitir sonidos como arrullos y gorjeos; y (más adelante)
    • responder con una sonrisa cuando alguien les sonríe.

    Otros puntos relacionados con el desarrollo mental son:

    • los bebés duermen la mayor parte del día, pero en periodos relativamente cortos;
    • surgen los primeros rasgos de personalidad individual y los bebés empiezan a reconocer a sus principales cuidadores;
    • los bebés disfrutan al estar en brazos y al ser acunados, así como a la hora del baño;
    • empiezan a llevarse cosas a la boca y a dirigirse a juguetes que emiten sonidos;
    • los bebés disfrutan de las cosquillas y pueden tranquilizarse en presencia de una voz conocida; y
    • se sobresaltan con las voces fuertes y giran la cabeza hacia ellas.
    volver

Mas sobre la senda de crecimiento de los bebés