Calcio

Ca2+

En los humanos, este mineral se utiliza principalmente (en su 99 %) para la formación y el mantenimiento de los huesos y dientes. Conforma la rigidez y elasticidad de los tejidos (NDA EFSA, 2015a). Además, el calcio influye en el desarrollo de células hematopoyéticas y del sistema inmunitario, e interviene en el funcionamiento de músculos y enzimas (NDA EFSA, 2015a; Institute of Medicine et al., 2011). El calcio se suministra principalmente mediante la ingesta de productos lácteos. No obstante, su absorción depende también de la ##vitamina D##. El déficit de vitamina D puede afectar negativamente al metabolismo de los huesos y el calcio (Institute of Medicine et al. 2011).